Encuentro “Europa-América Latina: democracia participativa derechos sociales”

El encuentro se celebró en Quito, en el marco del XVIII Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes

Este año, el XVIII Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes(FMJE), que organiza la Federación Mundial de la Juventud Democrática (FMJD) se ha realizado en Quito (Ecuador), del 7 al 13 de diciembre de 2013

Desde el pasado 7 de diciembre se ha celebrado en Quito la apertura del XVIII Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes (FMJE), en el parque del Bicentenario de Quito (antiguo aeropuerto de la ciudad que se ha rehabilitado hace menos de un año como parque público de unas 130 hectáreas).

Hasta el presente, se han realizado 17 Festivales Mundiales de la Juventud y los Estudiantes. Los diez primeros en el continente que padeció directamente los horrores de la Segunda Guerra Mundial: Europa y en América se han realizado 3: en 1978, en La Habana, Cuba, ciudad que volvió a ser sede en 1997; luego en el 2005 en Caracas Venezuela y 2013 en Ecuador.

Este año, el XVIII Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes(FMJE),que organiza la Federación Mundial de la Juventud Democrática (FMJD) lleva el lema de: “Juventud unida en contra del imperialismo por un mundo en paz, solidaridad y con transformaciones sociales”. En este Festival han participado unos 15000 jóvenes llegados de más de 150 países de todo el planeta. La delegación más grande, después de la del anfitrión, es la de Colombia, que cuenta con unos 800 delegados y delegadas internacionales. La han seguido las delegaciones como la de Cuba, con unos 250, o Argentina, con 150.

En la parte europea, nuestro país ha podido contar con unos 60 delegados, siendo la más grande del continente, en la que Izquierda Unida y PCE han podido realizar debates, encuentros e intercambios de experiencias en varios talleres. La FEC ha apostado por compartir la visión europea con los cambios en América Latina y la democracia participativa, a través de la financiación del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación e Iberoamérica.

La delegación española ha organizado varias conferencias, seminarios y encuentros. A lo largo de las actividades programadas han asistido más de 300 personas por temática. Se han tratado principalmente dos:

  • Democracia participativa: instrumentos de creación y extensión de la participación directa, desde las instituciones públicas y/o desde las organizaciones sociales.
  • Derechos sociales: experiencias de extensión de los derechos sociales y el Estado social, experiencias de lucha en la defensa de los derechos existentes.

En el Festival, además, durante estos siete días se ha celebrado charlas con temáticas diversas, como la educación, las condiciones laborales de la juventud o el imperialismo. Cada día ha estado dedicado a un continente, además de al país anfitrión del Festival, Ecuador. A su vez, finalizó con un Tribunal Antiimperialista en el cual todos los países expusieron los motivos por los cuales denuncian este sistema y el último día del evento se dictó una resolución acerca del conflicto.

En la ceremonia de inauguración todos los países participantes desfilaron con sus respectivas delegaciones, y se rindió un especial recuerdo a Nelson Mandela como gran activista internacionalista y antiimperialista, recientemente fallecido. Precisamente, el anterior FMJE se celebró en Pretoria (Sudáfrica) hace tres años en su homenaje, y durante toda esta semana estará presente entre todos los delegados internacionales, recordando que él fue el que animó a que participara la Federación Juvenil de Sudáfrica en el FMJE de 1953 celebrado en Bucarest (Rumania). Además, durante los 27 años que estuvo encarcelado, en todos los FMJE celebrados se reivindicó su puesta en libertad.

En el acto de inauguración intervinieron Dimitris Palmirys, presidente de la FMJD, que animo a los delegados a participar activamente como personas que “están contribuyendo a construir los ya 66 años de historia de los festivales”.

Por su parte, Gabriela Rivadeneira, Presidenta de la Asamblea Nacional de Ecuador, remarco la “necesidad de radicalizar el proceso de cambio en Ecuador” en su Revolución Ciudadana, además de hacer un recorrido por los distintos líderes americanos, como Fidel Castro, Che Guevara, Salvador Allende o Hugo Chavez.

Cerró la ceremonia el Presidente de Ecuador, Rafael Correa. Bajo un tremendo aguacero, los delegados internacionales y el propio Presidente aguantaron estoicamente la lluvia. Correa dio la bienvenida a todos los participantes y afirmo que “la juventud es el futuro”. Hizo especial hincapié en la necesidad de “transformar las relaciones de poder mediante procesos políticos”, como está sucediendo ahora en buena parte de Latinoamérica y, por otro lado, afirmo que “solo buscando la justicia y la igualdad se puede llegar a lograr la libertad”.

En el pasado y el presente, la juventud ha jugado siempre un rol significativo en la lucha por el progreso y la justicia social. La juventud estuvo presente con su militancia en las grandes luchas de los pueblos por la paz, la solidaridad y la transformación social.

La juventud está jugando un papel fundamental en los procesos de transformación social que se están desarrollando en América Latina y especialmente en Ecuador. Estos países están viviendo procesos de consolidación democrática y de extensión de mecanismos de democracia directa, además de procesos de creación, consolidación y extensión de los derechos sociales: educación, sanidad, etc. Ambos procesos van unidos, pues se considera que la participación política directa es garantía de información, transparencia y consolidación de los derechos sociales.

En Europa, y específicamente en España, vivimos en una época de grandes peligros y grandes potencialidades. Una encrucijada en que optaremos bien por la consolidación del modelo de desarrollo social europeo sobre la base de un aumento de la participación política o bien la ruptura del modelo de Estado social unido a la extensión de la desafección política. La juventud y específicamente la juventud organizada van a jugar un papel fundamental en esta disyuntiva.

En este momento desde la FEC consideramos importante promover y apoyar experiencias de intercambio entre las organizaciones juveniles de América Latina y Europa. Consideramos prioritario centrar los intercambios en dos campos: las experiencias de democracia participativa y los procesos de extensión de los derechos sociales.

Ecuador es en estos momentos uno de los países de América Latina con un más rápido desarrollo económico y social. Ha puesto en práctica mecanismos e instituciones de democracia directa en lo que se ha llamado revolución ciudadana. Junto a esto, se ha extendido los derechos sociales y el Estado social que los garantiza. Es, no hace falta insistir en ello, uno de los países con una conexión más estrecha con España, por los lazos culturales, sociales y económicos y por la presencia de una amplia colonia de migrantes ecuatorianos en nuestro país.

Por eso desde la colaboración de la FEC y con el trabajo de Izquierda Unida se ha apostado que este año fuera Ecuador quien acogiera en diciembre, apoyado por su Gobierno, la 18 edición del Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes. Este evento ha sido una magnífica oportunidad para realizar el encuentro de intercambio, facilitar sus objetivos y permitir la participación de los activistas españoles en las actividades del Festival. Quito ha sido en diciembre la ciudad donde se concentraron una gran parte de los activistas juveniles de las organizaciones progresistas y democráticas. Ha habido más de 200 ponentes internacionales en un evento que desde medios oficiales se ha considerado fundamental para enriquecer el proceso político de Ecuador, de América Latina con Europa.